En medio de ola de huelgas en Francia, Macron llama a rearmarse contra Rusia

Fuente: https://www.wsws.org/es/articles/2022/06/16/bmkt-j16.html?pk_campaign=newsletter&pk_kwd=wsws

En medio de la ola de huelgas en toda Francia, Macron llama a rearmarse contra Rusia

El lunes, el presidente Emmanuel Macron prometió poner a Francia en pie de guerra, impulsar el gasto militar e imponer la aceleración a los trabajadores.

Hablando en la feria militar Eurosatory en París, Macron dijo que Francia y la Unión Europea (UE) están en una ‘economía de guerra [para la que] debemos organizarnos de forma duradera.’ Citando la guerra de la OTAN con Rusia en Ucrania, dijo: ‘He pedido al Ministerio [de Defensa] y al Estado Mayor que lleven a cabo en las próximas semanas una reevaluación de la ley de presupuesto militar dado el contexto geopolítico actual’.

El presupuesto militar de Francia, de 40.400 millones de euros, aumentará a €50.000 millones en 2025, dijo Macron: ‘Todavía tenemos mucho que hacer para reaccionar ante las profundas transformaciones que estamos viviendo. Y quien dude de la urgencia de estos esfuerzos, que vuelva a mirar a Ucrania, cuyos soldados reclaman armas de calidad y tienen derecho a una respuesta por nuestra parte. … Tomaremos las decisiones de inversión y avanzaremos en las exigencias que las acompañan’.

Mientras las huelgas se extienden por toda Francia, Macron redobla su apoyo a la guerra de la OTAN con Rusia poco después de ganar la reelección contra la candidata neofascista Marine Le Pen en abril. Los trabajadores de hospitales y aeropuertos fueron a la huelga la semana pasada, y los trabajadores de transporte masivo y los camioneros están listos para la huelga la próxima semana en medio de la creciente ira por la inflación y el aumento de los precios. El partido de Macron fue superado en la primera vuelta de las elecciones legislativas de este fin de semana por la Nueva Unión Popular Ecológica y Social (NUPES) de Jean-Luc Mélenchon.

El ‘presidente de los ricos’ de Francia está proporcionando un ejemplo clásico de cómo un gobierno desesperado y odiado utiliza las aventuras militares en el extranjero para tratar de estrangular la lucha de clases en casa. Macron está tratando de utilizar la guerra que la OTAN ha lanzado con Rusia en Ucrania para justificar una agenda reaccionaria de aumento del gasto militar, €80.000 millones en recortes sociales, y la imposición de la aceleración de los trabajadores en las industrias estratégicas, frente a la creciente oposición social.

Mientras Macron hablaba, funcionarios de planificación militar revelaron a Le Monde los borradores de una nueva ley draconiana que permite al Estado requisar la producción industrial y dictar la velocidad del flujo de trabajo en cualquier industria relacionada con la defensa. La Dirección General de Armamento (DGA) está coordinando este plan junto con las principales empresas contratantes de defensa de Francia, como Thales o Dassault, y sus proveedores de piezas. Le Monde lo describe como ‘un proyecto de ley que permite requisar el material o las capacidades de las empresas civiles aunque Francia no esté formalmente en guerra, como especifica la ley actualmente. … El Estado podría, por ejemplo, pedir a una empresa mediana especializada en mecánica de precisión que no trabaje en el sector de la defensa que se ponga a disposición de un contratista de defensa y acelere el trabajo en su cadena de montaje’.

El jefe de la DGA, Alexandre Lahousse, declaró a Le Monde que su objetivo es aumentar la capacidad de Francia para producir ‘proyectiles, misiles, artillería y armamento para la infantería’, el principal equipo necesario en la guerra de Ucrania. También supone requisar grandes cantidades de materias primas críticas, como el titanio, el acero y los elementos de tierras raras, o piezas críticas como los semiconductores. ‘Muchas empresas temen que Washington requiera estos materiales para sus propios ejércitos’, señala el periódico.

No sólo el creciente peligro de que estalle una guerra mundial en Europa, sino también las amargas rivalidades estratégicas y corporativas entre las principales potencias imperialistas de la OTAN —en particular entre Washington y las potencias de la UE— están impulsando la imprudente planificación militar de Macron.

Alemania, en particular, ha anunciado un enorme fondo especial de €100.000 millones para el rearme militar, ya que repudia la política de restricción militar que adoptó tras la caída del régimen nazi y busca emerger de nuevo como la potencia militar hegemónica de Europa. Después de las dos guerras mundiales libradas entre Francia y Alemania en el siglo XX, el explosivo rearme de Alemania causa sin duda consternación en importantes sectores de la cúpula militar francesa.

Durante las elecciones presidenciales, la candidata neofascista Marine Le Pen denunció a Alemania como ‘el negativo absoluto de la identidad estratégica de Francia’. También pidió ‘un acercamiento estratégico entre la OTAN y Rusia’ una vez terminada la guerra de Ucrania y criticó la política exterior de Estados Unidos hacia China como ‘demasiado agresiva.’ Sin embargo, aunque aparentemente menos agresiva contra Rusia y China, Le Pen llamó a amenazar a Argelia y a desarrollar las guerras imperialistas de Francia en su antiguo imperio colonial en África.

Sin embargo, Macron habla en nombre de las fuerzas de la burguesía francesa que, a pesar de los crecientes conflictos con Berlín, intentan trabajar con ella para construir la UE como contrapeso a Washington. No denunció a Berlín, pero la criticó implícitamente por dedicar su fondo especial de €100.000 millones a la compra de armas estadounidenses, como los cazas F-35 y los helicópteros Chinook, en lugar de a los planes de miles de millones de euros para un nuevo tanque y avión de combate franco-alemán desarrollado conjuntamente.

‘No avancemos repitiendo los errores del pasado: gastar mucho para comprar cosas de otros lugares no es una buena idea’, dijo Macron. ‘Ahora es el momento de imponer una preferencia por los productos europeos. … Tenemos que reforzar la industria y una base industrial y tecnológica para la defensa europea mucho más fuerte y exigente, de lo contrario simplemente construiremos las nuevas dependencias del mañana’.

Los comentarios belicistas de Macron apuntan a la crisis mortal del sistema capitalista. En los dos primeros años de la pandemia del COVID-19, las autoridades de la UE y de los EE.UU. han invertido billones de euros y dólares en rescates bancarios para los súper ricos, mientras insistían en que no había dinero para una lucha científicamente guiada para detener la pandemia. Estos rescates bancarios han alimentado una inflación que ahora está devastando el nivel de vida de los trabajadores y provocando una creciente ola de huelgas.

Al igual que otros jefes de Estado de la OTAN, Macron está respondiendo avivando la guerra con Rusia y moviéndose para reimponer alguna forma de estado de emergencia o ley marcial, con el pretexto fraudulento de que se está preparando para una guerra de defensa nacional. Pero la amenaza a la vida y al nivel de vida de los trabajadores en Francia y en toda Europa no proviene de Rusia, sino de las imprudentes políticas sociales y militares de los gobiernos imperialistas de la OTAN.

Durante la segunda ronda de las elecciones presidenciales entre Macron y Le Pen en abril, el Parti de l’égalité socialiste (Partido Socialista por la Igualdad) llamó a una campaña en la clase obrera para boicotear la segunda ronda, rechazar a ambos candidatos y preparar un movimiento contra cualquiera que gane. Destacó que Macron no sería una alternativa a Le Pen, sino que también marcharía hacia la dictadura y la guerra. Los llamamientos de Macron a poner a Francia en pie de guerra reivindican esta evaluación.

También expone la estrategia avanzada por Mélenchon y el NUPES contra Macron, que consiste en pedir a los votantes que den al NUPES una mayoría en la Asamblea Nacional que convierta a Mélenchon en primer ministro. Este acuerdo dejaría a Macron como presidente con pleno control sobre la política exterior. Por lo tanto, permitiría a Macron imponer el rearme militar y presionar para que se recorten los salarios y el gasto social, destrozando las promesas de Mélenchon de aumentar los salarios y las pensiones.

La decisión de Mélenchon de alinearse con la avalancha de denuncias contra Rusia por parte de Macron y los medios de comunicación capitalistas debe tomarse como una advertencia: Él y las burocracias sindicales francesas capitularían ante los llamamientos de Macron a recortar el nivel de vida para impulsar el esfuerzo bélico.

La defensa de los salarios y los derechos sociales contra Macron, al igual que la lucha para evitar la guerra total de la OTAN con Rusia, dependen ahora del movimiento independiente e internacional de la clase obrera para detener la espiral de la inflación y oponerse al impulso de la guerra.

(Publicado originalmente en inglés el 14 de junio de 2022)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.