Como si la hubieran escrito en la sede de Fuerza Nueva o en una guardería…

Fuente: Iniciativa Debate/Pepito Grillo                                                              

Como si la hubieran escrito en la sede de Fuerza Nueva o en una guardería del barrio de Salamanca

Parece, por todo el despliegue que se ha hecho, que interesa mucho que hablemos de esta estupidez infantil. El caso es que tampoco pasa nada si lo hacemos, porque dejar de comentarlo no implica otra cosa que exactamente eso: no hacerlo. Pero ni de repente vamos a tomar conciencia de los muchos y obscenos problemas de este país, ni vamos a salir a la calle a buscar justicia, ni vamos a dejar de poner al lobo a cuidar de los borregos –o gallinas u ovejas, que tanto monta, o casi–. Así que… hablemos.

Dios, orgullo, honor y muerte. Joder, si la hace Blas Piñar le sale menos facha. Y ojo, porque no creo que esta señora peterpanienese y con residencia en Miami haya ideado tocar las narices a nadie, es solo que como una buena parte de la sociedad española acusa un serio déficit de luces. Y Rajoy y Rivera tan felices, claro. Como para no felicitarla.

En fin, que por mí se puede/n meter la letrita, las patrias, los orgullos y los honores por donde le quepan. Y si eso ya, el día en que acabemos con la desigualdad y de verdad vivamos en una sociedad fraterna, nos ponemos a escribir cancioncitas patriotizantes. Aunque si no lo hacemos tampoco pasará nada.

Pero bueno, que esto sea lo peor que nos pase. Porque viendo esto otro tan ridículo y patético, tan infantil y de vergüenza ajena, tan de reprimidos violentos, sin neuronas sanas, con exceso de testosterona y esa acuciante necesidad de cariño y caricias… tan de Torrente, la verdad es que lo que es un milagro es que no hayamos implosionado.

Para himnos estamos. Lo que nos faltaba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.