A Venezuela,¡Ni agua!: EEUU avisa a sus ciudadanos que aceptar el «petro»…

Fuente:  https://forocontralaguerra.org/http://canarias-semanal.org/ADAY QUESADA                                                                      Jueves, 18 de enero de 2018

El Departamento del Tesoro norteamericano avisa que la adquisición de petros venezolanos equivale a otorgar crédito al gobierno bolivariano.

«A VENEZUELA, ¡NI AGUA!»: EEUU AVISA A SUS CIUDADANOS QUE ACEPTAR EL «PETRO» ES UN DELITO GRAVE

«A Venezuela, ni agua». La frase define magistralmente la política exterior norteamericana no sólo con Venezuela, sino también con todos aquellos gobiernos que Washington considera – con razón – enemigos de su arrollador expansionismo imperial. Las autoridades estadounidenses han lanzado sobre sus conciudadanos una severísima advertencia: «aquellos que inviertan en la criptomoneda venezolana – el petro – podrán ser perseguidos por la Justicia», escribe nuestro corresponsal Aday Quesada

   En realidad, tales procederes no son históricamente novedosos. Lo aplicaron – y lo continúan aplicando – con Cuba. Pero en esa isla caribeña sus objetivos  han resultado, hasta ahora, frustrados. Pero no sucedió lo mismo en la Guatemala de Arbenz, ni en el Chile de Allende, ni en el Brasil de Janos Cuadras, ni en la Libia de  Gadafi, ni en Panamá…  ni tampoco en la pequeñísima isla caribeña de Granada no mucho mayor en superficie que la isla canaria de El Hierro.  En todos esos lugares la voluntad del  coloso del norte terminó imponiendose  a sangre y fuego.

        En no pocas ocasiones  quienes se la cogen con papel de fumar, se echan   manos a la cabeza cuando los procesos  políticos revolucionarios  se ven en la necesidad contundente  de aplicar la autodefensa frente a la injerencia externa. Esos mismos personajes se estremecen, asimismo, cuando observan los efectos  catastroficos que provocan en las economías de los países que intentan dejar atrás su miseria secular, los bloqueos y sanciones que los Estados Unidos les imponen cuando no son obedientes.  Pero, paradojicamente,no dirijen su dedo acusador hacia el pais que los acosa, sino contra el gobierno que trata de liberarlos.

Los ignorantes – es decir, los que ignoran – y aquellos que sabiéndolo casi todo defienden sus intereses, se  escandalizan y nos espetan desafiantes: «¿No lo ven? ¿Qué más pruebas necesitan para que se convenzan de que el socialismo no funciona?»

La realidad es, sin embargo, es que lo que intentan los enemigos del socialismo  es, justamente, que el socialismo no logre nunca funcionar. Y tienen poderosas razones para no cejar en su empeño. Se juegan mucho en esa partida. Les va en ello, nada menos, quesu existencia como clase y país dominante.

«UN DELITO GRAVE»

Viene esto a pelo de que las autoridades  estadounidenses han lanzado sobre sus conciudadanos una severísima advertencia: «aquellos que inviertan en la criptomoneda venezolana – el petro – podrán ser perseguidos por la Justicia». El Departamento del Tesoro norteamericano ha avisado de que la adquisición de petros venezolanos equivale a otorgar crédito al gobierno bolivariano. Y ello, naturalmente, contraviene las sanciones impuestas por Washington Venezuela. Por tanto, es un delito. Y punto pelota.
El presidente Maduro, con el que se podrá estar o no de acuerdo en muchas cosas, pero que es evidente que  está defendiendo la soberanía de su país frente  a la prepotencia arrolladora de EEUU, anunció el pasado mes de diciembre la creación del «petro», una nueva criptomoneda venezolana que está respaldada por la inmensa riqueza petrolífera que posee el subsuelo del país.

Con la creación del petro, el  propósito del mandatario latinoamericano es tratar de enfrentar la grave  crisis económica por la que está atravesando su país, resultado de la letal «guerra económica»  a la que se ha visto acosada  Venezuela en los mercados internacionales  como efecto de la influencia económica de Estados Unidos.

La eficacia de la decisión del Departamento del Tesoro estadounidense, es incierta. Su suerte dependerá de cómo  vayan a responder el resto de las grandes potencias mundiales – China y Rusia – que disputan al Imperio del norte su hegemonía mundial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.