May, “responsable de las fallas en seguridad”, acusa líder laborista

Fuente: La Jornada/Ap, Afp, Dpa y The Independent

Identifican a dos de los tres atacantes del sábado y liberan a los 12 sospechosos detenidos

La premier británica rechaza las críticas; presenta plan que incluye más vigilancia en Internet

Foto

Luego de una vigilia en memoria de las víctimas del atentado en el Puente de Londres perpetrado el sábado, los participantes improvisaron un altar. El ataque provocó siete muertos y medio centenar de heridos. Foto Afp
El líder laborista británico, Jeremy Corbyn, pidió este lunes la dimisión de la primera ministra, Theresa May, quien tras el atentado del sábado en Londres, en el cual murieron siete personas, pidió más medios para las fuerzas de seguridad, a pesar del recorte en el número de policías que se ordenó cuando era ministra del Interior.Según Corbyn, May es corresponsable de que ahora haya 20 mil policías menos que en 2010, cuando tomó posesión como ministra del Interior. Sin embargo, ahora la premier conservadora apunta que hay un problema en la dotación de las fuerzas de seguridad, criticó.

En tanto, la policía identificó a dos de los tres atacantes de Londres: se trata de Khuram Shazad Butt, de 27 años, británico nacido en Pakistán, y de Rachid Redouane, de 30, quien alguna vez declaró ser marroquí y libio.

En este contexto, comenzaron a trascender las identidades de las víctimas del ataque, entre ellas una canadiense y un ciudadano francés; un español de 29 años está desaparecido desde el atentado.

En víspera de las elecciones generales a celebrarse este jueves, Corbyn exigió la renuncia de la mandataria al criticar los recortes que aplicó a la policía cuando fue ministra del Interior (2010 a 2016). Sí, tenemos un problema. Nunca debimos reducir el número de policías. Las elecciones generales de este jueves son quizá la mejor oportunidad para echar a May del gobierno, declaró a la televisora ITV.

Seguir leyendo May, “responsable de las fallas en seguridad”, acusa líder laborista

Premios Atila 2017

Fuente: Nodo50/Ecologistas en Acción                                                                4 de junio 2017

  • Con motivo de la celebración del Día Mundial de Medio Ambiente, Ecologistas en Acción otorga sus premios Atila y Caballo de Atila a la conducta más destacada en 2017 por su contribución a la destrucción del medio ambiente.
  • Los galardonados son el ministro de Energía y Turismo Álvaro Nadal, el CSN, el lobby cinegético español y el presidente de EE UU Donald Trump.
  • En esta edición los Premios Atila cumplen 25 años. Por ello, además de las categorías habituales, la organización otorga un galardón especial.

El Día Mundial del Medio Ambiente fue establecido por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1972 coincidiendo con la primera cumbre mundial sobre medio ambiente: la Conferencia de Estocolmo sobre el Medio Ambiente Humano. Los fines de este evento anual son aumentar la conciencia medioambiental y fomentar la acción global en la protección del medio ambiente.

Seguir leyendo Premios Atila 2017

Historia y reflexión de la lucha anticarcelaria desde la transición hasta la actualidad

Fuente: Nodo50/C.N.A./Federación de Grupos de la Cruz Negra anarquista                                                                                                                         03.06.17

Historia y reflexión de la lucha anticarcelaria desde la transición hasta la actualidad.

constitucion españa

Varios y valiosos testimonios sobre la resistencia y la lucha por la libertad y la dignidad dentro de las cárceles del estado. Daniel Pont, Manolo Martínez, Gabriel Pombo, Fernando y Pepe relatan el oscurantismo y opacidad de todos los abusos y falta de derechos que padecen l@s pres@s. Pero también hablan de resistencia y lucha por la dignidad.

La batalla por la precarización del trabajo: El neoliberalismo ahora quiere precarizar los puertos

Fuente:  Nodo50/Carlos Martínez – Consejo Científico de ATTAC España                                                                                                                                        4 junio 2017

La batalla total por la precarización del trabajo: El neoliberalismo rampante ahora quiere precarizar los puertos

Pensar que las cosas son por casualidad en este mundo controlado todo él por las grandes corporaciones económicas y grupos de poder vinculados a ellas, fortalecidos por las puertas giratorias de la política a los consejos de administración y viceversa es tan infantil que nadie lo cree ya. Sucumbir al fatalismo y buscar acuerdos negociados con ese mundo autoritario y que no respeta las reglas democráticas es  tarea imposible. Ellos y ellas han diseñado su mundo y van a imponerlo. Ante esto solo cabe la resistencia, la organización del Trabajo y el empoderamiento ciudadano. Sí, pero la única herramienta seria en mi opinión es la lucha de clases, puesto que en lo fundamental todo se basa en algo muy simple, la organización de la economía para obtener más beneficio y controlar a la gentes al objeto de que el planeta sea su gran centro de producción, finanzas y de su propiedad.

La precarización del trabajo es la lucha de la contra-revolución conservadora desde sus inicios con Reagan y Thatcher en los años ochenta del siglo XX. Acabar con los sindicatos, privatizar todo y libre circulación de capitales y mercancías, eso sí controlado todo por grandes bancos y multinacionales.

Trabajo cada vez más barato, en peores condiciones, para ganar más. Así de simple y así de sencillo. No hacer falta tener un doctorado.

Los sectores más combativos del movimiento obrero, deslocalizados, amenazados o bien precarizados. Los mineros británicos fueron la primera víctima.

Seguir leyendo La batalla por la precarización del trabajo: El neoliberalismo ahora quiere precarizar los puertos

Trump: con Arabia y frente a Irán

Fuente: Nodo50/El viejo cañon/Alberto Piris/República de Ideas   01.06.17

Allá por febrero de 2016, cuando Trump batallaba por abrirse camino hacia la designación republicana como aspirante a la Casa Blanca, disparó esta andanada a sus entusiasmados seguidores: “¿Quién destruyó el World Trade Center [las “Torres gemelas”]? No fueron los iraquíes, fueron saudíes: mirad a Arabia Saudí, leed los documentos”.

En su estilo populachero y deslavazado, se explicó así: “Porque tienen unos papeles que son muy secretos y descubriréis que son los saudíes ¿de acuerdo? Lo descubriréis”. Parecía aludir a los documentos preparados durante la investigación de los atentados terroristas del 11-S, donde se sospechaba de ciertas élites saudíes por financiar los atentados y se probaba la complicidad de algunos individuos y entidades saudíes en el cuádruple ataque perpetrado por Al Qaeda contra EE.UU. en aquella fatídica fecha.

De los 19 terroristas que lo ejecutaron, 15 eran ciudadanos saudíes y se sospechó, sin poderlo demostrar plenamente, la existencia de vínculos entre algunos de ellos y ciertos miembros del Gobierno de Riad, como declaró públicamente un senador que participó directamente en la investigación.

Pues bien, durante su reciente gira por Oriente Medio Trump mostró haber dado un giro radical respecto a sus anteriores opiniones sobre Arabia Saudí. Se reunió, en buen amor y compañía, con los dirigentes de ese país y de otras monarquías de la zona, y llegó a participar en una pintoresca “danza del sable”, entrando en un corro formado por diversos tiranos y tiranuelos simbólicamente armados, quizá para celebrar el haber concluido sabrosos negocios de venta de armas al reino saudí por valor de unos 110.000 millones de dólares.

Seguir leyendo Trump: con Arabia y frente a Irán

Las cuentas de ‘La Marea’ de 2016

Fuente: Nodo50/                                                       05 Junio 2017

El año pasado La Marea aumentó sus ventas en un 12,3% y redujo gastos.

Obtuvo un beneficio neto de 15.700 euros gracias a la campaña de micromecenazgo del proyecto #YoIBEXtigo.

Tenemos pérdidas operativas cada mes. Por ello, es urgente que aumenten las suscripciones.

Las cuentas de ‘La Marea’ de 2016
 Cuando la pobreza entra por la puerta, el amor salta por la ventana“, cantaba El Último de la Fila. Ocurre a menudo, pero no siempre. Aquí estamos con el número 50 de la revista dedicada enteramente al Amor con mayúsculas. Basta echar un vistazo rápido a nuestras cuentas del 2016 abajo para hacerse una idea de la precariedad en la que trabajamos las personas que hacemos este medio. Los socios trabajadores han tenido que renunciar a veces a parte de su salario y, por desgracia, a menudo nuestros colaboradores y proveedores sufren importantes esperas hasta cobrar.

La austeridad que reina en la redacción haría las delicias de Wolfgang Schäuble, el implacable ministro de Finanzas alemán. Nuestros vecinos ya se han acostumbrado a los gritos de desesperación cuando por enésima vez se atasca la vetusta impresora A3 en pleno cierre de la revista. Igualmente, nuestros ordenadores, después de horas de uso, emiten un zumbido que hace temer una explosión inminente. La falta de aire acondicionado la suplimos mediante un sofisticado sistema de corrientes abriendo diferentes ventanas, aunque ello conlleve el riesgo de que un golpe de viento acabe revolviendo los papeles del tema en el que estamos trabajando en ese momento.

Una vez vino a la redacción un corresponsal alemán para entrevistarnos ya que La Marea le parecía “una revista de gran calidad”. Al entrar en las oficinas, habitadas por media docena de personas, no escondía su asombro: “¿Esto sale de aquí?”. Pues sí, y ya van 50 números. Desde que vio la luz la primera edición en diciembre de 2012, hemos construido una comunidad fiel de miles de personas, de las cuales alrededor de 3.400 están suscritas a la revista. A todas ellas estamos muy, muy agradecidos, pero hacen falta muchas más para garantizar la sostenibilidad de este medio.

Seguir leyendo Las cuentas de ‘La Marea’ de 2016

¿Es mucho pedir una izquierda laicista?

Fuente: Nodo50/Así habló Cicerón/Vimes                                                        06.06.17

De verdad que no puedo más. El Ayuntamiento de Cádiz le concede una medalla a no sé qué virgen y salen todos los podemitas en tromba a defenderlo. Pablo Iglesias se descuelga con una entrevista donde viene a decir que esa virgen representa valores de dignidad popular. Teresa Rodríguez, con otra donde sostiene que la Semana Santa es del pueblo. Ahora Madrid se apunta a una marcha pro-Ramadán, con la presencia de concejales. Pedro Sánchez, lo mismo de lo mismo.

Iros. Todos. A. Cagar.

En serio. ¿Qué hay que hacer en este país para que aparezca un partido de izquierdas verdaderamente laicista? No pido tanto. Con cosas tan sencillas como las que hacen el alcalde de Zamora o el grupo municipal de IU en Algeciras me vale. ¡Si la laicidad del Estado es sobre todo cuestión de gestos! ¡En la mayor parte de los casos no cuesta un duro! Se trata simplemente de recordarles a las religiones cuál es su lugar: el ámbito social, de las relaciones entre ciudadanos. Nunca el ámbito político. Porque el Estado no tiene alma inmortal, así que es ilógico que asuma como propia una determinada religión.

El problema es que empiezas a hablar de esto y meapilas de todas las religiones, unidos en santa alianza, comienzan a mirarte mal. Y tú venga a justificarte, y a decir cosas tan obvias como que no está en tu agenda política prohibir la Semana Santa o que te da un poco lo mismo que la gente decida ayunar durante un mes. Eso si adoptas la postura de la indiferencia. ¡Ay de ti como te pongas un poco más radical y digas que, aunque no te vas a dedicar a impedirlas, esas tradiciones te parecen gilipolleces! Te caen doce campañas de firmas en Change.org, un boicot y tres querellas por escarnio a la religión e incitación al odio.

¿Y todo esto por qué? Pues aparecen las manidas justificaciones de siempre. Que si la tradición, que si la libertad religiosa, etc. Estupideces. Estupideces y confusión de planos. La libertad religiosa llega hasta donde llega: ampara que tú puedas celebrar tus ritos de forma libre siempre que dichos ritos no dañen a nadie ni vulneren ningún otro bien jurídico. Punto. Desde luego que no ampara a tu dios contra la crítica, la burla u ofensa. Y sin duda que no cubren que el Estado se apunte al carro de las ceremonias.

La versión (presuntamente) progresista del mismo argumento es la que habla de islamofobia. No trago, lo siento. Coincido en que la islamofobia es un problema real, pero estoy seguro de que podemos luchar contra ella sin que nuestros políticos acudan a actos religiosos en representación de toda la ciudadanía. No me trago que la única forma de impedir esa lacra sea que los representantes populares expandan propaganda musulmana en sus cuentas de Twitter. Podemos rechazar las ideas de que los musulmanes son terroristas que buscan destruir Occidente y de que los refugiados vienen a poner bombas sin que nos cuenten todas las bondades que tiene el Islam, muchas gracias.

Seguir leyendo ¿Es mucho pedir una izquierda laicista?

¿Respeto por esto? Bueno, vale, pero no me pidas que no sienta vergüenza ajena

Fuente:  Iniciativa Debate/Pepito Grillo                                                               

¿Respeto por esto? Bueno, vale, pero no me pidas que no sienta vergüenza ajena

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Adultos a palo limpio por pasear un muñeco, niños aterrorizados y desgañitándose mientras los zarandean por los aires para recibir bendiciones; devotos que no saben explicar lo que sienten, pero que lo sienten mucho; agradecimientos, llantos, desmayos. Y fe: fe a raudales.

No valdrá de nada decir a toda esta gente que lo que viven como una realidad es un cuento muy provechoso para unos pocos ‘príncipes’ y que la Iglesia es una especie de mafia con un poder extraordinario. Tampoco serviría de nada preguntarles qué pensarían de alguien que asegura que tiene un amigo imaginario, o que rinde culto a su Barbie o su Geyperman. Lo más probable es que se rieran de esos pobres trastornados sin darse por aludidos.

Que sí, que ya sé que es fruto del condicionamiento cultural y de las tradiciones, del adoctrinamiento; de la incapacidad para priorizar la racionalidad sobre los dogmas; que no siempre hay una carga confesional (aunque sí religiosa), y que cada cual hace con su vida y sus ideas lo que le da la gana. Pero por su Dios, aunque nos pidan respeto por sus costumbres y sus pulsiones y fervores, que no nos pidan que no sintamos una mezcla de risa, vergüenza ajena y abatimiento cuando asistimos a estos espectáculos tan bochornosos en pleno siglo XXI.

Seguir leyendo ¿Respeto por esto? Bueno, vale, pero no me pidas que no sienta vergüenza ajena