¿Un ISDS multilateral? La propuesta de la CE para un ‘Tribunal Multilateral de Inversiones’

Fuente:  alternative-investment                                                                              11.03.17

Invitación webinar:
¿Un ISDS multilateral? La propuesta de la Comisión Europea para un ‘Tribunal Multilateral de Inversiones’

Día/hora: 21 Marzo, 11:00-12:30 [hora Buenos Aires].
Formulario de inscripción (obligatorio): https://attendee.gotowebinar.com/register/7274169199411050242

Argumentación
La globalización se encuentra en una peligrosa encrucijada. Uno de los caminos conduce a una mayor protección de los derechos humanos y el medio ambiente, y a la recuperación del espacio normativo para que los Gobiernos aborden el cambio climático, las desigualdades y otros problemas acuciantes de nuestros días. El otro lleva a que las grandes empresas tengan más derechos para intimidar a las autoridades competentes y hacerlas pagar cuando legislan en el interés de la mayoría, y no de unos pocos

El proyecto de la Comisión Europea de crear un mecanismo multilateral para la solución de controversias entre inversores y Estados (ISDS) —que se ha presentado al público como un ‘Tribunal Multilateral de Inversiones’nos llevaría por ese segundo camino, ya que amenaza con blindar para siempre el controvertido sistema ISDS, que solo beneficia a las grandes empresas.

Esta propuesta forma parte de las negociaciones que la UE mantiene con México y próximamente Chile (además de con otros países en otras regiones). Además, la UE lo ha presentado a 40 gobiernos no pertenecientes a la UE durante el Foro Económico Mundial de Davos y también en una reunión celebrada en diciembre pasado en Ginebra. Es por esto que concierne a todos mas alla de si existe una negociación actual sobre protección de inversiones. En particular, se conoce que Argentina ha dado apoyo a la propuesta.

Este webinar presentará la propuesta de la Comisión Europea así como varias perspectivas críticas sobre el tema. También exploraremos la importancia estratégica de este debate para la sociedad civil y presentaremos oportunidades y formas para que las organizaciones se involucren en la campaña en contra de un mecanismo multilateral para la solución de controversias entre inversores y Estados (ISDS). Habrá tiempo para preguntas y discusiones.

 Programa

  • Bienvenida + Aspectos técnicos + presentación del programa 
  • Presentación de la propuesta europea de una Corte Multilateral de Inversiones: Antecedentes y elementos básicos
  • Presentación de la crítica a la propuesta (Documento de posición de S2B): riesgos y peligros.
  • Presentación de opiniones desde América Latina
  • Espacio de preguntas y respuestas

¿Para quién está diseñado este seminario?
Activistas, movimientos sociales, organizaciones ambientalistas, sindicalistas, ONGs, y centros de investigación que trabajan o se ven afectados por la política de comercio e inversión.

Organizadores
Red Seattle to Brussels (S2B), Argentina Mejor sin TLC, REDES AdT-Uruguay, Amigos de la Tierra de América Latina y el Caribe (ATALC), Transnational Institute, PowerShift, FOEI, Ecologistas en Acción


EXTRACTO DEL DOCUMENTO DE POSICIÓN DE LA RED Seattle to Brussels (S2B)

El ISDS en una peligrosa encrucijada: la propuesta de la Comisión Europea para un mecanismo multilateral de solución de controversias inversor-estado (ISDS)
Febrero de 2017 [Lea la posición completa de S2B]

La Comisión Europea está preparando actualmente una nueva propuesta para un mecanismo multilateral para la solución de controversias entre inversores y Estados (ISDS). Esto sucede en un momento en el que la globalización se encuentra en una encrucijada peligrosa. Uno de los caminos conduce a una mayor protección de los derechos humanos y el medio ambiente, y a la recuperación del espacio normativo para que los Gobiernos aborden el cambio climático, las desigualdades y otros problemas acuciantes de nuestros días. El otro lleva a que las grandes empresas tengan más derechos para intimidar a las autoridades competentes y hacerlas pagar cuando legislan en el interés de la mayoría.

Lo que la Comisión Europea propone no es un ‘Tribunal Multilateral de Inversiones’ justo o equilibrado, sino un mecanismo multilateral de solución de controversias entre inversores y Estados, es decir, una multilateralización del ya conocido ISDS.

Los graves peligros del proyecto de la Comisión Europea:

  • La propuesta crearía una especie de tribunal especial para las grandes empresas y ataría a los Gobiernos aún más a un régimen jurídico que prima las ganancias privadas por encima del interés general y la democracia. Una vez establecido, se necesitarían décadas para desarmar ese régimen.
  • Como en el sistema de ISDS vigente, este mecanismo permitiría eludir los tribunales nacionales y europeos, a pesar de que estos ofrezcan justicia y un acceso razonable. Los inversores extranjeros seguirían exentos de la obligación de agotar los recursos internos, un principio clave del derecho internacional.
  • Los pasos más significativos que han tomado los Gobiernos para minimizar las posibles riesgos de ataques por parte de los inversores queden relegados a un segundo plano y se vean deslegitimados.
  • El mecanismo de ISDS multilateral propuesto podría volver a legitimar un régimen peligroso y viciado con unas meras soluciones procesales. Esta propuesta ya está siendo utilizando para legitimar una ampliación de los privilegios de los inversores extranjeros.
  • Al igual que otros tribunales, es probable que un tribunal institucionalizado para inversores extranjeros tienda a incrementar el poder de estos, al fallar ampliamente sobre su jurisdicción y a favor de los demandantes. Hay quien ha advertido de que el sesgo a favor de los inversores inherente en el actual sistema de arbitraje privado podría incluso llegar a ser más marcado en un tribunal de inversiones.

En un momento en que toda la atención debería centrarse en evitar una catástrofe climática mundial, abordar las desigualdades sociales y económicas, y empoderar a la mayoría de la población, no hay lugar para acuerdos que otorguen a las grandes empresas el poder de demandar a los Gobiernos que buscan soluciones a estos problemas.

LA RED SEATTLE TO BRUSSELS LLAMA:

  • a los grupos de la sociedad civil a que se impliquen en el debate sobre el proyecto de mecanismo multilateral de ISDS y se unan en la lucha contra este nuevo intento de blindar aún más y ampliar el régimen de protección de inversiones, así como a participar en el proceso que aboga por un tratado vinculante de la ONU sobre empresas transnacionales y otras empresas comerciales en materia de derechos humanos;
  • a los ciudadanos y las ciudadanas a expresar su opinión sobre el mecanismo multilateral de ISDS propuesto participando en la consulta pública que ha convocado la Comisión Europea;
  • a los legisladores de la UE a no ratificar el CETA ni más tratados comerciales que prevean privilegios sustantivos y de gran alcance para los inversores extranjeros bajo el falso pretexto de que, con ellos, se solucionarán los fallos del régimen global de inversiones; quien desee reformar en serio el régimen de inversiones debería empezar rescindiendo los tratados vigentes o volviéndolos a negociar de una forma que deje de favorecer a los inversores extranjeros;
  • a los Gobiernos de los Estados miembros de la UE a no otorgar a la Comisión Europea el mandato necesario para negociar una convención por la que se establecería un mecanismo multilateral de ISDS para las transnacionales, y a la Comisión que no persevere en esta iniciativa;
  • a los Gobiernos de la UE a que sigan el ejemplo de países como Sudáfrica, rescindiendo los tratados existentes en materia de inversión y mejorando, cuando sea necesario, las leyes y los sistemas jurídicos internos sobre inversiones;
  • a los Gobiernos de la UE y a la Comisión Europea a que fomenten un derecho internacional público vinculante y de obligado cumplimiento con el fin de reforzar los derechos humanos, la protección del medioambiente y el clima, y la lucha contra el fraude y la evasión fiscales. Esto entrañaría, entre otras cosas, la elaboración de un tratado vinculante de la ONU sobre las empresas transnacionales y otras empresas comerciales en materia de derechos humanos, como primer paso para abordar el grave desequilibrio entre los derechos de las grandes empresas, con una gran fuerza ejecutoria, y la débil protección internacional de los derechos humanos y el ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *