Francisco rectifica ante la pederastia en Chile

Fuente: La Jornada/Bernardo Barranco                                                             16.05.18

Roma. ¿Es infalible el Papa? Por supuesto que no. Como cualquier ser humano, el Papa puede cometer traspiés y hasta injusticias por el grado de decisiones que toma. Así lo consigna en el caso de la pederastia clerical en Chile. Aquí en el Vaticano no se habla de otra cosa, el Papa se equivocó. Así lo reconoció Francisco en una dura carta, el pasado 8 de abril, dirigida a los obispos de aquel país: He incurrido en graves equivocaciones de valoración y percepción de la situación, especialmente por falta de información veraz y equilibrada. Por tanto, el Papa ha convocado a una reunión especial a todos los obispos chilenos para abordar a fondo el comportamiento de la jerarquía y las medidas correctivas a seguir. Contaminada por la pederastia, el papa Francisco realizó la visita más desastrosa de su pontificado en Chile, en enero de este año. En esa visita, el Papa defendió al obispo Juan Barros, acusado de complicidad y encubrimiento con la pederastia, ante una sociedad chilena agraviada y muy colérica contra la jerarquía local.
Hicimos crónicas para La Jornada,muy puntuales de aquella visita, en la que hubo muy poca participación de los fieles en los actos del Papa; varias iglesias y capillas fueron incendiadas y, como se recordará, hubo muchas manifestaciones ciudadanas de protesta en los actos del Papa. Por ello, Francisco en su carta convocatoria pide a los obispos: “Cuando tales males nos arrugan el alma y nos arrojan al mundo flojos, asustados y abroquelados en nuestros cómodos ‘palacios de invierno’, el amor de Dios sale a nuestro encuentro y purifica nuestras intenciones para amar como hombres libres, maduros y críticos. Cuando los medios de comunicación nos avergüenzan presentando una Iglesia casi siempre en novilunio, privada de la luz del Sol de justicia, creo que, como Santo Tomás, no debemos temer la duda, sino temer la pretensión de querer ver sin fiarnos del testimonio de aquellos que escucharon de los labios del Señor”. Del 15 al 17 de mayo, los obispos se reúnen con el Papa a puerta cerrada para afrontar los escándalos sexuales y abusos a menores así como encarar la debacle de la Iglesia chilena en el siglo XXI.

Es un hecho sin precedente para la Iglesia latinoamericana. Hay que recordar que es la tercera vez que un Papa llama al episcopado de un país a Roma, en especial por los escándalos de pederastia, las anteriores fueron la de Juan Pablo II a los obispos de Estados Unidos (2002) y de Benedicto XVI a los obispos de Irlanda (2010). En Chile se ha vivido uno de los episodios más vergonzosos de la Iglesia en el continente. Tan sólo la visita del conjunto episcopal es una reconvención severa al conjunto del cuerpo episcopal chileno. El caso de Fernando Karadima, 88 años, una especie de Marcial Maciel chileno, destapó la cloaca y puso en evidencia el encubrimiento de la estructura local de la Iglesia. Los obispos no han manejado adecuadamente el abuso, han mentido a la sociedad y a la propia autoridad eclesiástica que representa el Papa. El pontífice va a aclarar quién ha estado ocultando información, lo que traerá consecuencias, como probables modificaciones en la cúpula de la Iglesia chilena; factibles renuncias, como la de Juan Barros, el repudiado obispo de Osorno; el cardenal Ricardo Ezzati, arzobispo de Santiago; el cardenal Francisco Javier Errázuriz, emérito y asesor del Papa en el grupo del G9; los integrantes de la Pía Orden de Karadima. Ante la información sesgada, se presume, el Papa manejó mal el desasosiego de los chilenos, se equivocó con comentarios desafortunados que provocaron desaprobación en la agraviada sociedad chilena.

¿Cuáles han sido los principales yerros de Francisco en el espinoso caso chileno? 1. Ante el reclamo de la feligresía de la diócesis de Osorno por haber designado a Juan Barros, cómplice y encubridor de Fernando Karadima, en audiencia pública en Roma se contactaron brevemente con Francisco, mayo de 2015, en la Plaza de San Pedro. Ahí el Papa les dijo tontos que se dejan manipular por zurdos; Francisco les advirtió: Yo soy el primero en juzgar y castigar a alguien con acusaciones de ese tipo, pero en este caso ni una prueba, al contrario. De corazón se los digo. El video se reprodujo decenas de veces ante la incredulidad de los chilenos. 2. Durante su visita a Chile, enero de 2018, el primer acto de Francisco manifestó, dolor y vergüenza por el daño irreparable causado a los niños por sacerdotes pedófilos, ante la presidenta Bachelet y los órganos de los poderes chilenos en la Moneda. Una hora después, concelebra la primera misa con Juan Barros. En las redes sociales y en las afueras del parque O’Higgins, donde se celebró la misa, los chilenos mostraron su indignación por la presencia de Barros junto a Francisco: ¿cómo es posible que el Papa pide perdón y una hora después esté oficiando misa junto al encubridor de Karadima? 3. En su última jornada, ante la pregunta de una reportera sobre el obispo de Osorno, el Papa fue aún más contundente: El día que alguien me traiga una prueba contra el obispo Barros, ese día voy hablar. No hay una sola prueba en su contra. Todo es calumnia. ¿Está claro? Las víctimas le respondieron qué tipo de pruebas quería el Papa, ¿videos, fotografías? Sólo contaban sus testimonios como evidencia.

La prensa internacional ejerce duros juicios y cuestionamiento sobre el actuar del pontífice argentino. No se entiende cómo Francisco hace frente a la pederastia. Por un lado declara tolerancia cero y vergüenza, pero en los hechos no actúa. Se correlaciona su comportamiento con otros casos como la querella y desacato de las recomendaciones de Ginebra sobre la niñez; las renuncias de laicos víctimas que supuestamente le ayudarían a enfrentar la pederastia, pero se retiran denunciando poco interés de la curia. Resalta el caso del cardenal australiano George Pell, responsable de las finanzas vaticanas, requerido por las autoridades por abuso a menores y por haber encubierto, como arzobispo de Sidney, a decenas de sacerdotes pederastas. Ante estos hechos, el pontífice enfrentó una tormenta de señalamientos. El caso Barros rebasó las fronteras de Chile y adquiere el reproche de una crisis internacional. Por ello el Papa rectifica y envía al cardenal de Malta, Charles Scicluna, para recoger testimonios dentro y fuera de la Iglesia, analizar documentos y revisar la prensa chilena sobre el presunto encubrimiento de los abusos de Fernando Karadima por parte del obispo de Osorno, Juan Barros, y de un sector de obispos. Ahora sí veremos qué tan contundente será Francisco ante la pederastia. Basta de buenas intenciones y bonitas palabras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *