Catetilandia

Fuente: Iniciativa Debate/ Paco Bello                                                                 

Deberíamos dejar de llamar España a este país o lo que puñetas sea. España hoy no significa nada, y si en origen algún día significó algo, desconocemos el qué. Porque dijeron unos que debe su nombre a la abundancia de conejos, otros a que era ‘el norte’ para aquellos que llegaron a sus costas o, simplemente, que Hispania era la tierra de Híspalis; el territorio en el que se encontraba Híspalis (Sevilla). El caso es que pudiera ser eso o cualquier otra cosa, pero no lo sabemos ni parece que lo vayamos a saber. Y tampoco tiene importancia, porque los romanos utilizaban esa denominación (Hispania) para toda la península ibérica, precisamente por ser una península –una extensión geográfica bien delimitada–, pero que hoy contiene dos realidades administrativas ‘independientes’ (España y Portugal) como podría contener treinta y seis. Vamos, que España no solo no significa nada sino que tiene su origen en algo que no significa lo que se pretende inferir. Solo por eso deberíamos repensar su nombre.

Se me ocurre que algo muy descriptivo y acertado sería, por ejemplo, Catetilandia o similar. Porque como eslogan de propaganda no tendría rival: “¡Conozca Catetilandia, el país de Europa en el que torturar animales está permitido y se considera un espectáculo divertido, la gente adulta se golpea y llora paseando a muñecos de madera y yeso de seres imaginarios (si se les supone poderes sobrehumanos), y a otros de seres reales se les insulta y acribilla a tiros si se les supone criterio propio!”. A ver quién lo supera.

Y es que tenía razón Manuel Fraga, el ministro del truculento dictador pero finalmente devenido en dirigente demócrata de toda la vida, cuando puso en marcha aquello del Spain is different. Y tan different.

Es tan radicalmente diferente de todo aquello que se acerque a la cordura que, ya rizando el rizo, el candidato de uno de los dos partidos que se han repartido la gobernanza del país desde 1981 se permite poner a un mismo nivel a ‘comunistas, independentistas y terroristas’. ¿Desde cuándo ser comunista o independentista no es una opción política perfectamente sana, válida y libre? ¿Desde cuándo se admite que un despojo humano, como sin duda lo es alguien que hace esa comparación, pueda liderar un partido con opciones de gobierno en un país presuntamente desarrollado? Ya contesto yo: desde nunca, pero es que aquí no se cumple la condición ni por asomo.

Aquí sí se puede. Igual que se puede hacer una campaña completa, en mítines y medios de manipulación, demonizando todo lo que debiera ser contemplado como algo natural y naturalizando todo lo que debiera considerarse una aberración.

Reconquistas, donpelayos y negación del otro hasta el extremo de encarcelar preventivamente las ideas, correr todo el espacio ideológico cinco casillas hacia la ultraderecha neoliberal y reír los linchamientos simulados. Todo antes que poner en peligro un statu quo construido, para regocijo y solaz de sus detentadores, sobre la incultura de un pueblo adocenado, cobarde, servil, brutal, envidioso y vengativo.

¿España? Viendo lo que al fin puede llegar a significar, mejor cambiemosle el nombre por algo como lo ya propuesto, que es mucho más amable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *