Cataluña: Intercambio de ideas y dudas en la mesa de LQS

Fuente: Nodo50/Grupo Arenal Uno. LQSomos.                                              

Un no análisis para Cataluña (ràpid)

Exceso de informaciones, de manipulaciones, de merchandansing de balcones, patrioterismo de histeria mientras se mantiene la verdadera patria en Suiza o Panamá.
Días agitados, expectantes, de diálogos negados, días de ordeno y mando, de la ley como jaula de los pueblos, de artículo 155… y Cataluña tomada militarmente, solo falta el estado de excepción, el golpe militar está concluido.

Ideas, análisis, razones, posibilidades, a vuela pluma (por la izquierda). Ahí van…

El referéndum del 1-O y la huelga general del día 3 fueron un éxito incuestionable del pueblo y del Govern de Cataluña. Gestionar un gran éxito es muy difícil. Se puede convertir en un gran fracaso.
En política no puedes dejarte llevar por la emoción o la ilusión de la gente. Se trata de hacer realidad los objetivos, no de jalearlos. Sólo con la emoción se llega inmediatamente a la decepción, si no hay un buen proyecto de materialización del objetivo “emocionante”. Una decepción de esa naturaleza significa decenios de frustración y aplazamiento.

Estado independiente:
– Sistema fiscal fiable. No solapamiento. RECURSOS (¿?)
– Fronteras. Mantenimiento y reconocimiento exterior
– Acuerdos para pago deuda y financiación
– Inevitablemente, acuerdo y traspaso de funciones (y funcionarios) desde la administración central: pensiones, sanidad, tramitaciones en curso, proyectos conjuntos sin terminar (p.ej. infraestructuras)…
– Desalojo fuerzas militares y policiales de España
– Defensa
– Etc.

¿Qué posibilidades tiene Cataluña de ser AHORA estado independiente sin ese acuerdo con España?

– Se buscan modelos, pero no hay modelos. Hoja en blanco. Todos los países que recientemente se han declarado independientes lo han hecho con el apadrinamiento de una potencia mundial como forma de debilitar a otra potencia rival (con o sin enfrentamiento bélico incluido).
– Cataluña es la única que ha conseguido llegar a su situación actual sin ninguna de esas dos cosas, sino sólo a través de una movilización popular masiva, pacífica, determinada y sostenida en el tiempo, con objetivos muy definidos. Eso la hace especial y eso también la hace peligrosa para los aparatos de estado e instituciones europeas.
No hay modelo: no hay apadrinamiento de potencias ni hay un gobierno central dispuesto a aceptar legalmente un referéndum.
– ¿Qué puede hacer sin reconocimiento exterior? Sólo ese reconocimiento puede hacer ceder a la cerril negativa del gobierno español. ¿Qué ha de pasar para que varíe la actitud de la jerarquía burocrática europea?
– Otro asunto capital: el apoyo en el resto del Estado español. Muy limitado, muy disperso, casi testimonial.
– Cero por parte de la izquierda, que comparte y refuerza la idea/sentimiento eje de la UNIDAD DE ESPAÑA que es la base de movilización de la mayoría de la población, heredada no ya del franquismo sino de la Restauración borbónica y de la misma República, por no ir más atrás en el tiempo.
La izquierda ausente.
– PP y Cs iniciativa política, y ultraderecha protagonismo en la calle. La (no)izquierda recrimina y aconseja a diestro y siniestro, pero no dice qué va a hacer, básicamente porque no hace nada. Sólo hablar y, además, hablar en las instituciones, no en las calles.
– La izquierda ha de apoyar todas las medidas que tome el Govern y el pueblo catalán para materializar la decisión adoptada el 1-O. Serán titubeantes, claro, porque, una vez más, no hay modelo. Ni actitud democrática por parte del gobierno español, en cuyo ADN está sólo el aplastamiento por la fuerza de la discrepancia pacífica.

Tal vez lo único que se pueda hacer para desbloquear la situación sea proclamar ya la independencia. Pero eso nos coloca ante una incertidumbre absoluta. Es previsible una represión brutal, una intervención militar, una ola de detenciones… Y es previsible que la izquierda critique la represión, critique la intervención y critique las detenciones, pero, sobre todo, critique la declaración de independencia, con lo cual legitima todo lo anterior. ¿Qué hará el resto del mundo? No pueden prescindir de Cataluña, no pueden ignorar la represión en Cataluña, pero Cataluña es un malísimo ejemplo para Europa (Jean-Claude Juncker dixit).

La idea fuerte que hay que combatir es la de unidad indivisible de la soberanía en España. Hay que introducir, desarrollar y penetrar la idea de la soberanía de los pueblos (los que se la ganen) y cualquier proyecto democrático de unidad requiere como paso previo la autodeterminación de esos pueblos y la decisión libre de los mismos.

Diálogo, claro, es la solución. Pero a partir de la opinión expresada por el pueblo catalán y asumida por el Govern. No hay diálogo bajo chantaje de encarcelamientos y con Policía, Guardia Civil y Ejército desplegados, cantando “a por ellos” y pidiendo “que nos dejen actuar” en las calles de Cataluña. Terror contra población civil.
No hay diálogo exigiendo “el retorno a la ley” cuando es la ley lo que impide dialogar. La ley: Todo lo democrático ha empezado siendo ilegal

La libertad como derecho individual y COLECTIVO. Rechazar la unidad a la fuerza. Esta es una idea que puede ser fácil de desarrollar, porque es muy elemental. Todo el mundo tiene derecho a ser y sentirse español, pero ¿es legítimo obligar a los catalanes a ser españoles si democráticamente deciden no serlo? Se puede uno, si así lo cree, sentir orgulloso de ser español. Yo soy español, muy bien; pero ¿puedes obligar a otros a serlo? ¿te legitima eso para obligar a otros a ser españoles? Son argumentos muy elementales, pero hay que manejarlos. La derecha habla para la masa. La izquierda está hablando para ella misma.

“Para mantener la corrupción y los recortes sociales, el régimen necesita restringir la libertad (Ley Mordaza) y limitar la participación (Derecho a decidir)”

Continuará…

Más artículos de los autores
– Imagen de la serie “Catalonia Wars”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *