Carta a un miembro de ‘la manada’

Fuente: El Diario/

Antonio Manuel, parece mentira que lleves 22 meses en prisión y aún no hayas entendido que, en las relaciones sexuales, todas las partes han de estar deseosas de que ocurran, porque si no son violaciones

El Guardia Civil de ‘la Manada’, Antonio Manuel Guerrero, ha escrito una carta. Y yo tengo tiempo y ganas de contestarle al tipo en cuestión. Para incombustibles, nosotras.

Tras 22 meses en prisión y todo lo acontecido, he decidido romper mi silencio. Soy Antonio Manuel, un miembro de la ya conocida “Manada”.

Después de leer tu carta, Antonio Manuel, ya te digo que te la podrías haber ahorrado. Te voy a ir explicando por qué. ¿Tienes tiempo? Todo el del mundo. Ok.

Hemos salido en todos los programas habidos y por haber, excepto quizá en el más idóneo para nuestro caso: ‘Cuarto Milenio’, dado los fenómenos paranormales que hemos vivido a lo largo del procedimiento. Todo comenzó con la burundanga, que por no dejar rastro no lo dejó ni en las diligencias, la violación grupal con penetración vaginal y anal que no provocó ningún tipo de lesión o la extraña agresión sexual en la que la “víctima” junto a los “violadores” buscan un hotel, lo graban y no conforme con eso, presentan la grabación como prueba de cargo.

Está bien que informes de que el burundanga no deja rastro, hay mucha gente que no lo sabía. Tú sí. Tú lo sabes perfectamente. En los chats de tu célebre grupo de Whatsapp ya lo dejabais claro, pero no está de más insistir. Muchas mujeres, que no sabían ni qué era el burundanga, se despiertan aturdidas un domingo por la mañana, con la ropa rasgada y no saben qué les ha pasado, como la chica de Pozoblanco. Ahora ya todas sabemos que es una droga que usan los violadores para violar. Gracias por eso: la información es poder.

(Perdona que no diga nada del resto del párrafo, pero es que ya sabemos todos que la víctima no entró en el hotel con vosotros, ni preguntó por habitación alguna, y también que aunque así fuera, no justificaría nada. Porque, vas a flipar, pero gran parte de las violaciones ocurren en entornos que la mujer consideraba “seguros” y perpetrados por conocidos de la víctima).

Con el transcurso de los meses llegó el tan ansiado juicio y con él los primeros problemas: -“No es no” pero ahora resulta que la chica dice que ella en ningún momento dice que no. Bueno, pues se cambia el eslogan y no pasa nada: “Si no digo que sí es que no”. Solucionado. -“Yo sí te creo hermana”.

Antonio Manuel, parece mentira que lleves 22 meses en prisión y aún no hayas entendido que, en las relaciones sexuales, todas las partes han de estar deseosas de que ocurran, porque si no son violaciones. Parece mentira que después de casi dos años, sigas blandiendo el “es que ella no dijo que no”. Esperemos que de aquí a 2025 (si es que al final no os condenan a más tiempo en el Tribunal Supremo) aprendas a diferenciar sexo de violación. No ya por ti -como habrás visto a la sociedad le da bastante igual tu vida- sino por la seguridad de las mujeres de allí donde vayas.

Pero una duda, ¿Acláranos si eran 4 o 5? ¿Acláranos si entraste a la fuerza o a fumarte un porro? ¿Si estás incomoda, porque te besas con uno en el portal? ¿Cómo podemos justificar la masturbación que protagonizas en el video? ¿De verdad alguien se creerá que cuando tienes el pene en la mano fue porque te tropezaste y te agarraste para no caerte? Es grotesco, yo no lo veo creíble.

(Cabe decir aquí que te expresas regular, Antonio Manuel. Y eso que te habrán corregido el texto)

Mira, para que no te pase más, te voy a enseñar unas nociones básicas para no violar: si un chica te besa no significa que quiera acostarse contigo, así que no la violes. Si una chica cede con miedo a hacerte lo que tú le digas que haga, no significa que quiera hacértelo. Si un día una chica está acostándose contigo de mil amores y ves que empieza a encontrarse mal, aturdida y acongojada, no esperes a que diga “no”, y para, que luego vienen las sorpresas, las denuncias y la cárcel. Y te voy a decir más, si le pasa a tu propia novia o mujer, también has de parar, Antonio Manuel, porque las violaciones también suceden dentro de las relaciones y del matrimonio. Igual son muchas cosas nuevas las que te estoy diciendo. Bueno.

Pamplona y Navarra se presentan como acusación popular, porque no piensan tolerar ninguna agresión a mujeres en su comunidad (excepto en la agresión a dos mujeres de Guardias Civiles en Alsasua, ese tipo de mujeres no cuentan, en este caso se manifiestan a favor).

Los chicos de Alsasua, que se enfrentan como a una petición de condena de 12 a 62 años de cárcel por una pelea, llevan más tiempo en la cárcel sin juicio que tú y el resto de tu manada. Te recuerdo que tú y los tuyos vais a pasar menos tiempo que ellos sin son declarados culpables. No sé cómo andáis de conexión a internet en la cárcel, pero aquí te dejo un vídeo por si hay suerte y pillas wifi un día.

Tras cinco meses de deliberación, llegó la sentencia y como si del discurso navideño del Rey se tratase, lo retrasmiten todas las cadenas, en directo y resulta que para el asombro de toda España los tres magistrados absuelven de la agresión sexual. La muchedumbre que ya tenía organizadas las manifestaciones y preparadas las pancartas, toma las calles y se pregunta: – ¿Pero es que ninguno de los magistrados ve la televisión? – ¿Pero es que ninguno tiene redes sociales? -¿Pero es que ninguno ha leído los artículos del periódico ‘El Español’? -¿Qué han podido ver para no condenarlos? Pues han visto un juicio y un sumario, cosa que la inmensa mayoría de la gente no. 

Pero entonces, ¿en qué quedamos, Antonio Manuel? Defiendes a los jueces que te han condenado a pasar lo que te queda de juventud en prisión, y dices que ellos sí han visto el vídeo y el sumario, a diferencia del resto. ¿Cómo puede ser que sin haber hecho absolutamente nada y haber mantenido relaciones consensuadas con la víctima, te parezca bien que no te declaren culpable de agresión pero no dices nada de la condena por abuso? No sé, Antonio Manuel, a mí me meten en el trullo 9 años por algo que no he hecho y te aseguro que no saldría en defensa de ninguno de ellos. ¿Ves como era mejor haberse quedado en silencio?

Este juez al que todo el mundo critica (menos la gente del mundo de la judicatura) es un magistrado de la Audiencia Provincial, no es Elisa Beni, Lucia Exteberria o Joaquín Prat. Es una persona seria, profesional y que sabe de lo que habla. Los que no querían legislar en caliente porque Ana Julia Quezada y “El chicle” (que dice que en 7 años estará fuera) merecen una segunda oportunidad, son los mismos que piden la guillotina para “La Manada”.

De hecho, el mundo de la judicatura también lo ha criticado. Hasta el Ministro Catalá lo ha criticado. No te voy a culpar de no estar al día, porque imagino que en prisión sólo te dejan ver Antena3 y similares… y claro.

Luego mientes, y dices que “los mismos” que dicen que Ana Julia Quezada merece una segunda oportunidad piden guillotina para vosotros. Los de la guillotina y la prisión permanente revisable son los fachas, Antonio Manuel. En concreto, la prisión permanente son los fachas y los partidos que los representan: PP y C’s. Tú lo sabes bien, pero tú sueltas tu rollo por si cuela. Lo siento, no coló.

En referencia a la última polémica de la difusión de imágenes y datos de la denunciante, ya hubo un auto en el que la Audiencia Provincial prohibía expresamente decir mi nombre y mostrar fotos mías. Sin embargo, muchos tienen en el móvil una foto mía que dice “Este Guardia Civil, Manuel Guerrero Escudero, ha pedido que no se difunda su cara ni su nombre no vaya ser que su vida se joda igual que la de la chica a la que violó en San Fermín”.

Si la justicia no nos protege tendremos que protegernos nosotras. Tenemos que estar alerta, Antonio Manuel, que como sabes, hay muchos, muchos hombres que no diferencian el sexo de la violación. De todas formas, esta carta que has tenido a bien escribir, la has publicado en el medio (lo nombras más adelante para darle las gracias) que publicó los datos y las fotos de la víctima, además de capturas del vídeo que sí que estaban bajo sumario: tus fotos no.

No se debe escupir para arriba, porque todo cae. Le habéis hecho un flaco favor a la denunciante que ahora está sufriendo lo que tuvimos que sufrir nosotros. No soy ningún violador, ni abusador, ni odio a las mujeres y no escupo fuego por la boca. Mañana le puede pasar a tu hermano, a tu padre, a tu hijo o a ti mismo y ese día os arrepentiréis de haber apoyado el #yositecreo.

Algún ingenuo podría haber creído que sufres por lo que está pasando la víctima si no hubieras dado deliberadamente clics al medio que la ha terminado de hundir. Pero como te digo, tu carta no es más que un descubrirte una y otra vez.

Está bien que te centres en los hombres para lanzar ese mensaje de terror del “os arrepentiréis del haber apoyado el #yosítecreo”. La realidad, aquí fuera, es que no. Que según cifras oficiales, cuando las mujeres denuncian, en casi el 100% de los casos está diciendo la verdad. Así que al hermano, al padre o al hijo que le pase lo que a ti, será porque delinquieron, Antonio Manuel, porque usaron el cuerpo de una mujer como si fuera un objeto sin emociones.

“Dar las gracias a todas las personas que nos apoyan, en especial a la gente de forocoches y burbuja.info que no se dejan llevar por el rebaño”.

No hay más preguntas, señoría. Ya nadie duda que entre manadas os entendéis.

También dar las gracias a ‘La Tribuna de Cartagena’ porque sin habernos defendido en ningún momento, incluso habiéndose referido a nosotros con calificativos muy duros que por supuesto no comparto, ha sido el único medio que no se ha dejado llevar por el sensacionalismo y ha juzgado los hechos conforme a lo que dice la sentencia, al voto particular de uno de los magistrados y a su propia valoración libre e independiente tras haber visionado los vídeos.

Se te acaba la carta y se te olvida la parte en la que robas el móvil a la víctima y sales corriendo, para que ella no pueda pedir ayuda ni socorro en una ciudad que no conoce, a solas consigo misma probablemente en el peor momento de su vida. ¿Siempre robas después de mantener relaciones sexuales sanas, Antonio Manuel?

Si tenemos algo más de lo que alegrarnos que por el hecho de que estés en prisión, es porque no vas a volver a atender jamás a una mujer que va a denunciar una violación o violencia de género. No vas a estar del lado de las supuestas fuerzas de seguridad, sino de la otra parte, de las parte de los delincuentes. Un tipo del que alejarse, no alguien a quien correr por ayuda.

Ahora escribirán artículos y comentarios sobre esta carta criticándola para conseguir el aplauso fácil. Aún confío en la justicia y en su independencia.

La verdad es que no he visto ningún artículo contestándote, por eso me he animado a contestarte yo. Espero que no estés decepcionado por el poco protagonismo que has tenido, yo he hecho lo que he podido para que esta carta donde pareces alegrarte de que sólo te condenen por abuso en vez de por agresión, no caiga en el olvido. ¡De nada!

Escucha el último programa de Radiojaputa

Cada lunes, un nueva entrega del podcast de Barbijaputa, en eldiario.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *