Bombardeo aéreo israelí en la frontera de Siria con Líbano

Fuente: Notimex/Afp/ The Independent/La Jornada

31 de enero de 2013, p. 25

Tel Aviv, “motor, beneficiario y actor de ataques terroristas”, denuncia el ejército sirio

El objetivo, un centro de investigaciones militares; dos empleados muertos y cinco heridos

Rechaza el CNS declaraciones del líder de la coalición opositora sobre un diálogo con Assad

 

 

 

Elementos del opositor Ejército Sirio Libre, ayer

durante un combate en Ain Tarma, barrio de

Damasco. Foto Reuters

Un vehículo militar estadunidense transporta baterías de misiles Patriot para la OTAN en el puerto turco de Iskenderun, provincia de Hatay. Turquía pidió ayuda a la alianza ante un posible ataque desde Siria. Foto Reuters

Jerusalén, 30 de enero. Aviones de combate de Israel atacaron un objetivo en la frontera sirio-libanesa, horas después de que Líbano denunció una serie de sobrevuelos israelíes sobre su espacio aéreo, informaron hoy fuentes militares y un diplomático occidental.

Las fuentes, citadas por el diario israelí Haaretz, que pidieron el anonimato, no precisaron cuál fue el blanco ni el lugar del ataque, pero el sitio de noticias Al Monitor reportó que el objetivo fue un convoy de armas en Siria, cerca de la frontera con Líbano. Algunos diarios digitales israelíes reportaron que aviones de su país atacaron un presunto convoy de armas cerca de la frontera de Siria con Líbano.

El ejército israelí se negó a confirmar o desmentir el ataque en la frontera sirio-libanesa. “No hacemos comentarios sobre los informes de este tipo”, señaló un vocero militar.

Por su parte, el ejército sirio denunció que la aviación israelí había “bombardeado”, al amanecer del miércoles, un centro de investigaciones militares ubicado entre Damasco y la frontera libanesa.

“Un avión de combate israelí violó nuestro espacio aéreo al amanecer y bombardeó directamente un centro de investigaciones sobre el mejoramiento de la resistencia y la autodefensa en la región de Jomrayah, en la provincia de Damasco“, afirmó el ejército en un comunicado publicado por la agencia oficial Sana.

El ejército sirio indicó que dos empleados del lugar murieron y que cinco resultaron heridos. El centro de investigación tuvo “importantes daños” y el “edificio fue parcialmente destruido”.

El texto agregó que en los últimos meses “grupos terroristas intentaron en vano en varias ocasiones ingresar y controlar el lugar”. El régimen afirmó, desde que comenzó hace 22 meses la revuelta contra el presidente Bashar Assad, que lucha contra “terroristas” armados y financiados desde el extranjero.

Este ataque prueba “a todos que Israel es el motor, el beneficiario y a veces el actor de ataques terroristas contra Siria y su pueblo en coordinación con los países que apoyan el terrorismo, dirigidos por Turquía y Qatar“, continuó el ejército sirio.

El comunicado explicó además que “los aviones de combate israelíes ingresaron (a Siria) volando por debajo de la altura detectada por los radares”.

Habitantes de los alrededores de Damasco dijeron antes que seis misiles habían impactado un centro de investigación de armas no convencionales en Al Hameh, unos 15 kilómetros al noroeste de Damasco.

El ejército libanés informó sobre una actividad aérea intensa en su territorio, y afirmó que 16 aviones de combate israelíes habían ingresado en su espacio aéreo el martes.

En Washington, la Casa Blanca y el Departamento de Estado se rehusaron a hacer comentarios sobre la denunciada operación de Israel. Pero, según el New York Times funcionarios gubernamentales estadunidenses confirmaron que aviones de combate israelíes realizaron un bombardeo cerca de Damasco.

Los aviones bombardearon un convoy que trasladaba modernas armas de defensa antiaérea de la milicia Hezbolá hacia Líbano, manifestaron al diario estos funcionarios, que hablaron en condición de anonimato.

Israel informó a Estados Unidos sobre el ataque, añadió el periódico con base en estas fuentes.

Por otra parte, familiares de varios de los 65 cadáveres que fueron hallados maniatados y con el tiro de gracia en la ciudad de Alepo, fueron reconocidos y enterrados este miércoles.

“Vengaremos lo ocurrido. Las muertes de esos inocentes no quedarán impunes”, declaró Abdel Jader Sada, un comandante del Ejército Sirio Libre (ESL).

“Todos los civiles que viven en las zonas liberadas son enemigos del régimen. Todos los sirios son enemigos del régimen; Assad está dispuesto a acabar con su pueblo con tal de conservar el poder”, proclamó.

Cientos de personas abarrotaron el patio central de una escuela de Alepo donde tuvo lugar una ceremonia religiosa.

En total 46 cuerpos fueron identificados y familiares los trasladaron a sus ciudades natales.

“El resto, si no son reconocidos por algún familiar, serán enterrados en una fosa común”, indicó el oficial rebelde.

En tanto, el jefe de la coalición opositora siria, Ahmed Moaz Jatib, causó sorpresa este miércoles al afirmar que está dispuesto a negociar, bajo condiciones, con representantes del régimen de Damasco.

“En señal de buena voluntad para una solución política a la crisis y para abrir el camino a un periodo de transición que ponga fin al derramamiento de sangre, anuncio que estoy dispuesto a negociaciones directas con representantes del régimen sirio en El Cairo, en Túnez o en Estambul“, afirmó.

Jatib puso dos condiciones: la liberación de “las 160 mil personas” arrestadas durante la revuelta contra el régimen, y la renovación de los pasaportes de los sirios en el extranjero por las embajadas para que no sean detenidos a su regreso al país.

A pesar de asegurar que se trataba de una opinión personal, estas declaraciones provocaron el rechazo de parte de la oposición, en especial del Consejo Nacional Sirio (CNS), principal componente de la coalición.

El CNS subrayó en un comunicado que estas declaraciones “no reflejan de ninguna manera la posición de la coalición y que van en contra de los principios fundadores que rechazan discutir con el régimen”.

Assad había propuesto a principios de enero un “diálogo nacional” para poner fin al conflicto que sacude al país, añadiendo que no discutiría con aquellos que se levantaron en armas contra el régimen. La oposición había rechazado inmediatamente esta propuesta y pone como condición a todo diálogo la partida de Assad.

A todo esto, en una reunión auspiciada por la Organización de Naciones Unidas en Kuwait, unos 60 países prometieron donar mil 500 millones de dólares en ayuda humanitaria a los sirios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *